Como ya sabes, la endodoncia es una de las técnicas de odontología conservadora más comunes. Lo cierto es que elimina la infección del diente, sin necesidad de extraerlo, manteniéndolo en la boca en perfecto estado.

Pero ¿sabías que en algunos casos surgen pequeños contratiempos posteriores al tratamiento de conductos? Aunque la mayoría de las veces son exitosas, en este post queremos contarte cuáles son las complicaciones que pueden aparecer después de una endodoncia y cómo atajarlas correctamente. ¡Allá vamos!

Dolor y sensibilidad

Tras una endodoncia, es habitual sentir ciertas molestias o sensibilidad en la zona tratada. Se debe a la inflamación de los tejidos adyacentes o la irritación de los nervios durante el procedimiento. Este malestar va a ir disminuyendo poco a poco y se puede ir controlando con los analgésicos que haya indicado el odontólogo. Hasta aquí todo normal, por lo que no debe ser motivo de preocupación ­­—a priori—. Sin embargo, si el dolor persiste o empeora, es importante que hables con tu dentista para que evalúe tu caso y paute la mejor solución.

Infección o absceso

Aunque raramente sucede, puede producirse una infección después de realizar una endodoncia. Esto se debe a la presencia de bacterias persistentes en el conducto radicular o a un proceso infeccioso que se desarrolla después del tratamiento. Los síntomas van desde hinchazón, dolor intenso e hipersensibilidad dental, hasta la formación de un absceso dental. En este tipo de situaciones, es fundamental acudir de inmediato al dentista para que el especialista pueda recetar los antibióticos necesarios para tratar el problema e, incluso, en casos más graves, aconsejar la necesidad de una cirugía adicional.

Fractura dental

Otra de las posibles complicaciones posteriores a una endodoncia es el riesgo de fractura dental, debido a la debilitación de la estructura interna del diente. En función de la gravedad de la rotura, el odontólogo puede recomendar desde la colocación de una corona dental hasta la extracción del diente.

Problemas de obturación o restauración

Cuando se hace una endodoncia, el último paso es dar forma al diente endodonciado. A veces, pueden producirse problemas con esa obturación del diente como, por ejemplo, una mala adaptación de la restauración. Ante este tipo de situaciones, hay que acudir cuando antes al odontólogo para que pueda realizar los ajustes o reemplazos necesarios.

Oscurecimiento del diente endodonciado

Por último, otra de las posibles consecuencias de una endodoncia es el oscurecimiento del diente con el paso del tiempo. La solución para este efecto tan antiestético es realizar un blanqueamiento dental interno; es decir, que se realiza únicamente en el interior de un solo diente.

En definitiva, la endodoncia sirve para aliviar el dolor, eliminar la infección y evitar la extracción. Solamente, en determinados casos pueden surgir problemas posteriores al tratamiento. Es esencial estar atento a cualquier síntoma inusual y recordar que el diagnóstico y el tratamiento correcto son clave para abordar y resolver cualquier complicación después de una endodoncia de manera efectiva.

De todos modos, en Vega Ginory contamos con un equipo de especialistas en endodoncia que se encargarán de estudiar tu caso y recomendarte la mejor opción para tu salud bucodental.

Si estás buscando una clínica dental en Arrecife, puedes contactar con nosotros o venir a visitarnos cuando quieras: estaremos encantados de atenderte y cuidar de tu sonrisa.

¡Te estamos esperando!

Abrir chat
😊 ¿Listo para transformar tu sonrisa? Cuéntanos en qué podemos ayudarte. 🦷✨